Ésta debería ser la madre de las explicaciones de toda la enmarañada trama que se empezará a desenredar para ti. Éste texto debería ser francamente un astrolabio, un arriba cardinal hacia donde mirar cuando simplemente los espejos se rompan porque no soportan más las cosas muertas. Ahora debo escribirlo.. no soporto tanta presión

sábado, marzo 14

Nadie es profeta en su tierra

Todos los predicadores huyeron a Marte, exiliados de la penúltima categoría de la habitabilidad.

En búsqueda de su auditorio silente huyeron en masa las convicciones, deslumbradas por el sueño de tribunas repletas de otros-hombres, deseosas de franquear la frontera (nadie la había visto pero imaginarla era tan dulce) y llegar al territorio de la comprensión, de la sabia aceptación, de la verdad; la Tierra Prometida de la cual ningún vástago de lo Bueno debió nunca haber sido separado.

Todos los que tenían la fuerza suficiente huyeron a Marte -y aquí es donde se hace difícil creer-, no porque tuviesen un deseo inmenso de ir, ni por obligación de nadie -tenían la fuerza suficiente como para no ser obligados-; los dueños de los mecanismos del éxito, los invictos, los resignados y favorecidos; ellos huyeron por desdén: Querían que supieramos que podían ir.

De los hombres-híbridos no todos huyeron: Unos tenían raíces y no pudieron huir, unos tenían alas (¡que violación!, rectifico: Tenían mordáces aparatajes de polipropileno que les hacían flotar) y ellos huyeron astútamente.

Sin pedírselo, sin siquiera pedírselo; los hombres de los Galeones refaccionaron sus navíos, se subieron todos en ellos y fundaron una tercera alianza con el Señor en algún asteroide envilecido.

En Marte no se aguanta el frío; en la Tierra se hace periodismo y democracia.

Yo, ingeniero de este Cuarto Reich, maquinador inescrupuloso de estas deportaciones, responsable último de la Shoah; asumiré mi culpa y me exiliaré también: Seré el último que huya y quizás los residentes de la Tierra pondrán mi foto en High Definition en algún libro de historia.

Es así con la responsabilidad, no queda otra.

4 comentarios:

pasdedeux dijo...

Entonces, ¿debemos seguir mirando hacia arriba, a ver si acaso hallamos estrellas? ¿O por último, seguir buscando la estela de las naves que nos dejaron?

Cíniko dijo...

"...Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar..."

Mark Twain

¿Podría explicar eso algo?

Creo que todos estamos un poco apocalipticos para escribir. Me gusta tu tino verbal, pero cuidado con las interrupciones personalistas que obligan al lector a saber más de lo que necesita.

Pragmatismo? Viva.

Muñoz dijo...

Dicci, me cambié de lugar: http://purgatoriodecerca.blogspot.com

Saludos!

Anónimo dijo...

quizás...